Actualmente muchos puestos de trabajo requieren permanecer sentados por largos períodos de tiempo, en la mayoría de los casos frente a un ordenador.

Si bien estar sentado nos puede resultar cómodo, en ocasiones es nocivo para nuestro cuerpo, especialmente si nos sentamos mal o si permanecemos en esa posición mucho tiempo.

Estar sentado, por un largo período de tiempo y repetidas veces, contribuye a una mala circulación de la sangre y la linfa, la retracción y/o debilidad de grupos musculares vitales para el mantenimiento de la postura y la movilidad, facilita la tendencia de ptosis visceral (caída de los órganos), aumenta la carga que soporta nuestra columna (especialmente lumbar), interviene negativamente en los procesos metabólicos del organismo, entre otras cosas.

Es importante decir que de cada factor, acabado de mencionar, desprende decenas de consecuencias nocivas para la salud, cada uno de estos factores aplana el terreno para la aparición de patologías y síntomas como: hernias discales, ciáticas, dolor de cabeza, artrosis de columna, dolor de cuello y espalda, congestión de líquidos, problemas metabólicos, digestivos y urogenitales, entre muchas cosas que podrían derivarse de estos factores.

Podríamos incluso atrevernos a atribuir como causa de alguna lesión o patología, el solo hecho de permanecer sentado muchas horas.

Se conoce que hacer ejercicio a diario ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad e incluso algunos tipos de cáncer, sin embargo, un grupo de investigadores afirma que si pasamos mucho tiempo sentados en la oficina, realizar actividades físicas a diario no sería suficiente para la prevención.

Si a lo anterior sumamos el hecho de sentarnos en posición incorrecta, adoptando posturas que provocarán mal alineamiento de nuestra columna y extremidades, condenaríamos al cuerpo  a soportar fuertes tensiones que facilitarían y acelerarían la aparición de problemas de tipo neuromusculoesquelético (nervios-músculos-huesos-articulaciones).

 

Generalmente nos sentamos con la cabeza proyectada hacia delante, apoyamos nuestro peso sobre el coxis, “jorobados”, en una silla poco ergonómica y la posición del computador no es la adecuada. Bajo estas condiciones padecer de patología y/o dolor en la región cervical o lumbar, principalmente, es casi “normal”.

Ahora imaginemos que puede pasar con nuestro cuerpo si nos mantenemos sentados y/o mal sentados por muchas horas durante una semana, un mes, un año o toda una vida.

Las recomendaciones que se hacen a todas aquellas personas que trabajan sentadas son:

  • cronometrar el tiempo que permanecen sentados, un tiempo de 30 minutos máximo es lo indicado, luego levantarse de la silla y realizar alguna otra actividad que no requiera sentarse, al menos 10 minutos
  • corregir la posición de la silla y la altura del ordenador
  • vigilar y corregir la forma en que se sientan en la silla
  • realizar ejercicio físico acompañado de sesiones de estiramiento diariamente
  • llevar una buena alimentación

Entendemos que tomar estas medidas en ocasiones resulta difícil, bien sea por la carga de trabajo, los horarios y/o las obligaciones, pero es nuestro deber, como principales responsables de nuestra propia salud, poner atención aquellos factores que nos afectan.

Aclaramos que todas estas son solo medidas preventivas y de auto-cuidado, si padeces de algún dolor y/o disfunción, lo mejor será acudir al especialista pertinente para que haga una evaluación.

El Movimiento es VIDA, Muévete…

 

Luis Noriega

NUESTROS SERVICIOS

CITA ONLINE

CONTÁCTANOS

HORARIO

Lunes a viernes 8:00 a 22:00
Sábado y domingo Consultar