ESTIRAMIENTOS

En esta oportunidad queremos comentarles acerca de los estiramientos y su importancia.

Con mucha frecuencia, y lo pueden decir nuestros pacientes, insistimos en que deben practicar estiramientos, o actividades que conlleven a hacerlo como el yoga, pilates, stretching global activo, entre otras. Insistimos en esto, porque entendemos que hacer estiramientos es una herramienta muy útil para mantener sano nuestro sistema neuromusculoesquelético, es decir, articulaciones sanas, músculos sanos, tendones sanos, nervios sanos.

Cuando somos bebés, gozamos de una flexibilidad estupenda, nuestros tejidos “están nuevos”, somos “un producto nuevo”, y como ello tenemos calidad, funcionamos adecuadamente y sin problemas; entiéndase que nos referimos a la flexibilidad de nuestros músculos. A partir de ahí empezamos a crecer, desarrollarnos  y desenvolvernos en nuestro entorno realizando actividades que exigen un trabajo muscular, sumado a que ya desde pequeños somos víctimas de la gravedad, que nos “aplasta” contra el suelo, nuestros músculos inician una batalla contra ella  para mantenernos en la posición en la que estemos o moviéndonos, sin caer al suelo.

Dicho esto podemos concluir que durante toda la vida nuestros músculos estarán trabajando constantemente, lo cual va desgastando poco a poco el “producto nuevo”.

Cualquier actividad necesita de un trabajo muscular, algunas más fuertes que otras: alimentarse, desplazarse, trabajar, conducir, hacer deporte, bailar, hablar, moverse, mantener una posición, etc.

Normalmente se cree que solo se debe estirar si realizamos un ejercicio o un deporte, o solo los que hacen deportes deben hacerlo, incluso hay quienes hacen deporte y no consideran que estirarse sea necesario. Lo cierto es que TODOS debemos estirar, seamos o no deportistas, hagamos o no una sesión de ejercicio, puesto que nuestros músculos trabajan todo el día, independientemente de la actividad que hagamos.

La consecuencia de un trabajo muscular, además de la fatiga, es el acortamiento. Esto significa que el músculo pierde su longitud normal, y la capacidad de elonganción, como lo hace una goma.

Cuando acumulamos un trabajo muscular sobre otro, sin estirar, con el tiempo el músculo irá perdiendo su capacidad de estirarse, esto trae como consecuencia que sea menos saludable y menos funcional.

Existen varios factores que contribuyen al acortamiento de un músculo:

– el tipo de trabajo muscular que se haga, su intensidad y frecuencia

– las lesiones y/o traumas que haya sufrido nuestro cuerpo, por muy leves y antiguas que sean

– malas posturas mantenidas en el tiempo, sentado frente al ordenador por ejemplo

– la edad también influye, ya que con el paso del tiempo nuestros tejidos estarán menos hidratados y menos flexibles a consecuencia del envejecimiento normal, ya no seremos “un producto nuevo”

– y el más importante, la FALTA DE ESTIRAMIENTO

En definitiva, la tendencia de nuestros músculos es a acortarse, algunos grupos musculares más que otros, con el paso del día a día, y en función de nuestras actividades.

Ahora te comentamos las consecuencias, entre otras, de tener músculos acortados, carentes de flexibilidad:

  • Disminuye la irrigación sanguínea del propio músculo, y sin sangre no hay buena nutrición de nuestras fibras, en consecuencia no será un tejido de calidad, su estructura no está bien nutrida. Esto lo hace propenso a sufrir lesiones.
  • Disminuye la capacidad y el rango de movimiento de nuestras articulaciones, haciendo que cada vez nuestros gestos sean más limitados, perdemos la capacidad de movernos con libertad, sin limitaciones, y sin tanto gasto de energía.
  • Ejerce un fuerte efecto de compresión sobre nuestras articulaciones, tanto de la columna, como de brazos y piernas, favoreciendo la aparición de patología como la artrosis, hernias discales, roturas de menisco, algunas muy comunes.
  • El músculo poco a poco se va convirtiendo en una estructura rígida, deshidratada, tensa, que no es capaz de estirarse o moldearse, cuando un movimiento lo exige, con lo cual puede sufrir  fácilmente una rotura o distención. Imaginen estirar una goma nueva, y estirar una goma que ha estado al sol por mucho tiempo, es fácil pensar que la segunda se romperá al estirarla, y es porque ha perdido su capacidad elástica como material.
  • Un músculo acortado es y será un músculo débil. La flexibilidad ayuda a ganar o tener mayor fuerza muscular. Mientras más flexible sea un músculo mayor capacidad tendrá de generar una contracción fuerte y eficiente.
  • Un músculo acortado puede comprometer la dinámica normal de un nervio, y un nervio carente de movilidad puede generar tensión y acortamiento muscular, convirtiéndose en un círculo vicioso.

Ahora que conoces los factores que hacen que los músculos sean menos flexibles, y que también conoces las consecuencias que eso puede acarrear a tu cuerpo, te invitamos a reflexionar sobre la importancia de los estiramientos, los beneficios y bondades de los mismos. Te invitamos a ponerlos en práctica, iniciando con estiramientos suaves y sencillos, y si te enganchas, pues a progresar a otros un poco más complejos o disciplinas como el yoga o el stretching global activo. Recomendamos a nuestros pacientes, deportistas, activos o sedentarios, realizar estiramientos a diario, o al menos incluirlos dentro de sus actividades de la semana, ya que estos, sumado al ejercicio, favorecerán la salud e integridad de tus músculos, articulaciones y nervios, disminuyendo el riesgo de lesión y/o dolor.

Flexibilidad es libertad, libertad es movimiento, y movimiento es vida.

NUESTROS SERVICIOS

CITA ONLINE

CONTÁCTANOS

HORARIO

Lunes a viernes 8:00 a 22:00
Sábado y domingo Consultar